Viajar con nuestras mascotas puede ser muy divertido y gratificante y así no tenemos que buscar una guardería para dejarlos. Lo primero que deberíamos averiguar es si en el lugar de destino aceptan mascotas, hoy en día existen varios hoteles, apartamentos y camping donde aceptan animales. Después deberemos pensar bien qué actividades queremos realizar durante las vacaciones ya que nuestro pequeños peludos no pueden ir al cine, entrar en un museo o cenar en un restaurante.

Por el contrario si vamos a la playa (siempre que dejen entrar perros) o al campo seguro que disfrutamos mucho más viéndolos correr y divertirse que si hubiéramos ido solos.

A continuación vamos a darles algunos consejos para que el viaje sea lo mejor posible y no haya sorpresas:

 

¿Dónde quiero viajar?

Debería ser la primera pregunta, ya que si vamos a salir de España necesitamos un pasaporte y la vacuna de la rabia anual. Si veamos a salir de la Unión Europea o vamos a viajar a Inglaterra pueden pedirnos análisis de sangre para comprobar que la vacuna de rabia ha sido efectiva y certificados sanitarios. Estos trámites a veces son complicados ya que necesitan sellos oficiales puestos en Madrid en fechas concretas previas al viaje, la analítica debe hacerse entre 3 y 6 meses antes del viaje y no son baratas. Existen agencias privadas que ayudan con los tramites administrativos pero debería consultar a su veterinario ya que él es quién hará las analíticas y el certificado sanitario.

Si por el contrario vamos a quedarnos en la península debe tener en cuenta que hay enfermedades parasitarias que abundan más en determinadas regiones como la filaria, o gusano del corazón, y la leishmania. Consulte a su veterinario antes de viajar para saber si su animal está bien protegido.

 

¿Cómo voy a viajar?

Si vamos a viajar en coche debemos saber que existen unas normas para el transporte de mascotas, tanto para su seguridad como para la nuestra. Lo que nos van a exigir es que el animal no tenga acceso al conductor bajo ningún concepto. Para esto podemos utilizar:

–       Trasportines

–       Cinturones de seguridad

–       Redes para aislar al animal si viaja en el maletero.

 

Para la seguridad de nuestra mascota lo ideal sería un cinturón de seguridad (de venta en veterinarias y tiendas especializadas), atado siempre a un arnés y nunca a un collar, ya que si hubiera un frenazo el collar podría lastimar el cuello de nuestra mascota. O un trasportín de tamaño adecuado en un lugar donde quede bien anclado y no pueda ir dando tumbos: en el maletero, en el suelo del coche entre los asientos delantero y trasero… No debería ir sobre los asientos traseros sin estar anclado ya que en caso de frenazo podría ser peligroso para el conductor o el copiloto. De todas maneras la normativa de tráfico puede variar así que siempre deberíamos consultar las recomendaciones o instrucciones de la DGT.

Si viajamos en avión el animal debe viajar en un trasportín homologado. Cada compañía aérea tiene sus normas sobre el tamaño del trasportín y sobre si el animal puede o no viajar con nosotros según el tamaño del mismo.

Para que el animal no se estrese durante el viaje es bueno que haga ejercicio y sus necesidades antes de viajar. Lo ideal sería poder tener el trasportín los días previos y que el animal se vaya familiarizando con él. Siempre debe meterse el animal y no ser nosotros quienes le forzamos a entrar. Podemos dejarlo en casa y meter comida dentro, poco a poco ir cerrando la puerta para que se vaya acostumbrando a estar dentro, pero siempre sin que le suponga estrés, que lo relaciones con algo positivo.

El día del viaje debemos asegurarnos de que no hay nada que pueda lastimarle, podemos dejarle un juguete o una manta con olor conocido para que esté más tranquilo, en el caso de los gatos podemos pulverizarlo con feliway y sobre todo a la hora de despedirnos mantener la calma y energía positiva. Nunca debemos hablarles con voz triste o despedirnos de ellos, ya que entonces pueden pensar que algo malo va a pasar, es importante que mantengamos la calma y energía positiva para transmitírsela.

Tener siempre mucho cuidado con collares sueltos o sujeciones del cuello que podrían producir estrangulamiento.

 

¿Qué debo hacer justo antes del viaje?

Lo ideal es que el animal haga ejercicio antes de viajar para que libere energía y vaya más relajado.

Por otro lado lo ideal es que vaya en ayunas, que no coma nada por lo menos 6 horas antes de viajar y que ingiera líquidos lo justo para no deshidratarse.

Antes de comenzar el viaje asegurarnos de que haya hecho sus necesidades y que su vejiga  esté vacía.

Si fuera necesario existen en el mercado pastillas para controlar los vómitos durante el viaje y calmantes para que el animal vaya más relajado. Algunas compañías aéreas no permiten administrar este tipo de medicamentos y si podemos evitar darles medicación siempre es mucho mejor. Si no hay más remedio que administrarles una pastilla antes de viajar consulte antes con tu veterinario para que le indique qué es mejor para tu mascota y se asegure de que no tiene ninguna enfermedad que haga peligrosos administrar este tipo de medicamentos.

 

Ya estamos de viaje y ¿ahora qué?

Una vez comenzado el viaje lo ideal es hacer paradas cada dos horas, dar un paseo con nuestra mascota siempre que sea posible, administrarle un poco de agua y si el viaje es muy largo un poquito de comida de vez en cuando.

Algo muy importante a tener en cuenta es que si hace calor nunca deberíamos dejar a nuestras mascotas dentro del coche, aunque este la ventanilla un poco bajada, ya que puede darles un golpe de calor y causarles lesiones graves o incluso la muerte en poco tiempo

 

Ya hemos llegado!

Una vez que hayamos llegado si nuestra mascota es un perro es bueno que corra y haga ejercicio antes de ir al hotel o al apartamento para que desgaste energía y esté más relajado. Si al llegar ladra o gruñe debemos tratar de mantener la calma e ignorar esa conducta, ya que probablemente esté asustado al estar en un sitio nuevo y si nos nota nerviosos o reforzamos su actitud con palabras tranquilizadoras el problema irá a peor.

Seguramente cuando llevemos un rato hayamos colocado sus cosas y la habitación huela  a nosotros se irá relajando y entonces es cuando debemos premiarle.

Si se trata de un gato sería muy interesante llevar feliway para rociar la habitación. Colocaremos sus cosas y dejaremos que sea él quien decida cuando salir del trasportín. Puede que al principio esté asustado y prefiera quedarse sólo en algún escondite, debemos dejarle tranquilo y que sea el quien decida cuando tiene ganas de explorar e interactuar de nuevo con nosotros.

Aprovechando que hablamos de los gatos, los gatos en general tienen mucho apego por su territorio y les estresa muchísimo cualquier cambio en el ambiente, así que debemos plantearnos si realmente es una buena idea que viajen con nosotros. Una buena opción es dejarlos en casa y que alguien conocido vaya todos los días a darles de comer, limpiar el arenero y jugar un rato con ellos. Pero esto depende de cada animal.

 

Ahora ya sólo queda lo más importante…DISFRUTA DE NUESTRAS VACACIONES CON NUESTRAS MASCOTAS!!!

 

Drop a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

veterinariaartica.es utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies